Columna de Opinión
 

Suspenden el Doing Business

 

Por Juan Carlos Zapata
 
El Banco Mundial está ahora en sus peores momentos. Su credibilidad se ha visto afectada y la decisión de suspender la publicación del informe más importante respecto a la forma de evaluar el clima de negocios deja serias dudas sobre la forma en que están manejando la situación.

Publicado por primera vez en septiembre 2003, el Doing Business era el informe más importante para evaluar el clima de negocios de un país. Durante años, diferentes economías alrededor del mundo compitieron por reformas importantes para facilitar la forma de hacer negocios.

Midiendo el tiempo, costo y número de trámites que toma hacer diferentes procesos para hacer negocios en un país, el Doing Business en poco tiempo se volvió la fuente de otros índices. También era utilizado por las firmas de calificación país a la hora de evaluar a una economía o por las firmas consultoras, para hacer recomendaciones de política pública.

En el caso de Guatemala, fue una herramienta muy valiosa para promover muchas reformas estructurales que el país ha requerido en materia de certeza jurídica y de agilización de procesos. Es una pena que el Banco Mundial haya decidido suspender su publicación. En lugar de resolver los problemas internos que hubiesen existido por las irregularidades encontradas, lo más cómodo fue dejar de publicarlo.

Esto deja muy mal al Banco Mundial, puesto que ya en el informe Doing Business 2012 había tenido que realizar cambios metodológicos por la presión de los sindicatos en Estados Unidos a retirar el indicador de costo de despido, y ya no ponerlo dentro de la evaluación general. Antes se tomaba en cuenta el costo de los requisitos de preaviso, indemnizaciones por despido y de las sanciones por despedir a un trabajador por motivos económicos, expresados en salarios semanales. La presión de los sindicatos logró que el Banco Mundial dejara de incluir en su metodología del ranquin este indicador, puesto que claramente les generaba una presión muy fuerte.

Ahora que se ha descubierto, a través de una auditoría independiente, que en 2018 y 2020 fueron alterados los resultados de este informe, especialmente favoreciendo a países como China, Arabia Saudita, Azerbaiyán y Emiratos Árabes Unidos, está claro que este tipo de índices necesita de instituciones independientes que aseguren que los datos estén más dispersos y que no dependan de un pequeño grupo de personas.

Tal y como lo expresó el Nobel de Economía Paul Romer, “Los países miembros del FMI tendrán que tomar una decisión sobre si se sienten cómodos con el liderazgo de Kristalina Georgieva al frente del FMI, debido a los serios señalamientos cuando ella era la directora ejecutiva del Banco Mundial”, donde se le acusa de haber favorecido a China en varias de las evaluaciones del Doing Business. El Tesoro de los Estados Unidos está ya revisando el informe y esto seguramente tendrá implicaciones políticas, debido a que algunos legisladores republicanos se han opuesto a ampliar el apoyo al Banco Mundial y al FMI.

Una pena que se haya decidido suspender el informe, definitivamente era una fuente de información valiosa para América Latina. En países como Guatemala se lograron muy buenas reformas para acelerar cambios, desde una perspectiva técnica. Esperemos que se encuentre un nuevo enfoque para evaluar el clima empresarial y de inversión.

Definitivamente no es cerrando proyectos y terminando con las iniciativas que se crean instituciones, sino generando los balances de pesos y contrapesos y asegurando justicia a quienes hayan cometido irregularidades, según corresponda.

 
 
 
 

10 Calle 3-17 Zona 10
Edificio Aseguradora General
Nivel 5, Ala Sur.
Teléfono: +502 2331-5133
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.