Columna de Opinión
 

¿Quién vela por la justicia?

Por: Salvador Paiz
 
 

Los altos niveles de impunidad que se viven en nuestro país nos indignan a todos. Nos sentimos de manos atadas porque sentimos que nada podemos hacer ante la corrupción, la delincuencia y la violencia. ¿Se imaginan si tuviéramos a nuestra disposición una herramienta que nos permitiera revisar, de manera cuantitativa, los avances o retrocesos en la cadena de justicia criminal?

Esta herramienta no es un sueño o algo imposible. Se trata del Flujograma de Justicia Criminal, una herramienta que, desde 2014, mide la eficiencia de la Justicia Criminal, tanto en su conjunto como a nivel de cada institución que la integra. Con estas mediciones, la Coalición por la Seguridad Ciudadana, el CIEN y Fundesa realizan un análisis metódico y de gran trascendencia que permite identificar los cuellos de botella y las oportunidades de mejora. 

Hasta ahora, el Flujograma nos daba una foto anual un tanto estática sobre el estado de la justicia. Sin embargo, el Flujograma cambiará. Ahora la información se recabará con frecuencia trimestral y de forma digital. A partir del 1 de octubre, cualquier persona podrá ingresar al portal del Flujograma de Justicia Criminal y revisar detenidamente la data que estará a su disposición. De esta manera, cada uno de nosotros podremos darles seguimiento a las instituciones de justicia y su desempeño. 

Este es un avance sumamente valioso y abre paso a una nueva manera de fiscalizar nuestras instituciones. Como siempre he dicho, lo que no se mide, no se mejora. Teniendo a nuestras manos la herramienta de medición, hoy tenemos que ir un paso más allá y comprometer a las instituciones de justicia con mejorar su desempeño de manera cuantificable. Los medios de comunicación juegan un rol importantísimo a favor de esa fiscalización ciudadana y para cimentar esos compromisos desde las instituciones. 

La impunidad que vivimos en ciertos casos se genera por dolo en el proceso o por corrupción de los agentes de justicia. Sin embargo, existe un gran universo de casos que se mantienen en impunidad simplemente por la lentitud del proceso. ¿Por qué es que ciertos casos se estancan y quedan sin resolución o castigo? ¿En dónde quedaron estancados? ¿Por qué? El Flujograma nos demuestra de una manera muy contundente que el principal cuello de botella se encuentra en el Organismo Judicial. 

Hoy se abre a discusión el Presupuesto de la Nación para el 2022. ¿Podemos pedir que los recursos se destinen de manera que se prioricen los cuellos de botella? Como entidad autónoma, ¿podemos exigirle a la CSJ que invierta los Q1,332 millones, que ya tiene en su caja, en la digitalización de las cortes y los procesos judiciales? Seguramente no habría una iniciativa que tenga mayor incidencia para incrementar la velocidad de los procesos judiciales y para reducir las tasas de impunidad. Eso que la CSJ está a destiempo ya no puede seguir sirviendo de excusa. 

Nos quejamos mucho como sociedad, y muchas veces con justificada razón. Sentimos frustración e impotencia ante los retos estructurales. El Flujograma es una herramienta de empoderamiento ciudadano y que nos permite enfocar nuestras solicitudes hacia los actores políticos. En lugar de quejarnos, exijamos mejoras cuantitativas sobre el indicador de eficiencia global de la cadena de justicia criminal. En lugar de creer los cantos de sirena de los funcionarios de turno, comprometámoslos con acciones concretas que incidan directamente sobre los indicadores de eficiencia que estarán a disposición de todos.

Los invito a que estén pendientes de esta herramienta y que comiencen a utilizarla a partir de octubre. Unámonos en el uso de la herramienta. Unámonos en comprometer a los funcionarios con mejoras medibles. Unámonos para velar por una justicia pronta y cumplida. 

www.salvadorpaiz.com

 
 
 

10 Calle 3-17 Zona 10
Edificio Aseguradora General
Nivel 5, Ala Sur.
Teléfono: +502 2331-5133
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.