Columna de Opinión
 

Necesaria reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos

 

 

 

Por Juan Carlos Zapata
 
El filósofo y jurista austríaco Hans Kelsen dijo: “La democracia moderna descansa, puede decirse, sobre los partidos políticos, cuya significación crece, con el fortalecimiento progresivo del poder democrático. Solo por ofuscación o dolo, puede sostenerse la posibilidad de la democracia sin partidos políticos: la democracia, necesaria e inevitablemente, requiere de un Estado de Partidos”.

Y es que, en Guatemala, nuestra propia Constitución Política de la República define a nuestro país como un Estado soberano, independiente, democrático, republicano y representativo. Nuestro derecho electoral fomenta la participación ciudadana a través del sufragio, con lo cual los ciudadanos obtienen representación política de sus intereses.

La reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos es una de las iniciativas pendientes más importantes en el Congreso de la República. Por ello, en un acto de total transparencia y buscando mayores consensos, la semana pasada el presidente de la Comisión de Asuntos Electorales del Congreso, diputado José Alberto Rivera, entregó una propuesta de dictamen para firma del resto de integrantes de esa sala, iniciando con ello un importante camino hacia la aprobación.

Una de las innovaciones más importantes es la introducción de la capacidad de contar con listas abiertas para la elección de diputados distritales y nacionales. Con ello, cada partido político pondría en la papeleta los nombres de los candidatos en el orden propuesto en su casilla individual, fotografía, nombre y apellido, y un número correlativo para fácil visualización.

Para mejor comprensión, a continuación escribo tal cual lo establece el borrador de dictamen presentado en acto público que define en qué consiste el voto por listas abiertas: “Cada ciudadano votará por un único candidato de un solo partido político tanto para diputado distrital y diputado por lista nacional”. Ahora bien, para efectos de asignación de escaños, “el voto consignado al candidato de preferencia será adjudicado a cada partido político al que representen. La totalidad de votos adjudicados por partido se utilizará para repartir únicamente la cantidad de escaños por partido, utilizando el método de representación de minorías. Posterior a esta asignación, los escaños de cada partido se asignarán a los candidatos por partido en el orden de la cantidad de votos obtenidos por mayoría simple y hasta completar los escaños alcanzados. En el caso de empate en dos o más de los votos por diputado en un mismo partido político, tendrá prevalencia para efectos de asignación entre quienes estuvieran empatados la candidatura que ocupe la posición más alta en la lista por el partido político. Cuando el empate sea entre distintos partidos políticos, la designación de escaños se realizará mediante el orden de inscripción de la candidatura del partido político en el Registro de Ciudadanos del Tribunal Supremo Electoral”.

Esta reforma necesaria, que ha sido una de las iniciativas que desde el sector empresarial se propusieron como urgencia desde el 2019 en el Enade, también incluye aspectos importantes para transparentar los procesos en materia de financiamiento electoral, fortalecimiento del Tribunal Supremo Electoral y regulaciones para mejorar la propaganda en medios de comunicación, un desafío urgente, ya que la actual ley contiene normas ambiguas que pueden ser aplicadas con arbitrariedad, como lo han manifestado ya varios medios de comunicación. Esperemos que los diputados puedan aprobar pronto el dictamen para su aprobación urgente en el Congreso.

 
 
 
 
 
 
 

10 Calle 3-17 Zona 10
Edificio Aseguradora General
Nivel 5, Ala Sur.
Teléfono: +502 2331-5133
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.