Columna de Opinión
 

Mayor aumento de la red vial en 15 años

 

Por Juan Carlos Zapata
 
Está ampliamente reconocido que cuando crece la inversión, crece la economía de un país y las oportunidades para aumentar los ingresos reales de la población. El gran desafío de países como Guatemala es que la formación bruta de capital fijo, que en su mayoría es infraestructura, es apenas el 13.58% del PIB, cuando otros países de la región, como Panamá, invierten el 38.62% de su PIB, República Dominicana 27.35% e incluso Honduras invierte 18.98%. El promedio global es 23.76% y para América Latina y el Caribe es de 17.31%. Con esto, vemos cómo Guatemala es de los países que menos invierte en la región y uno de los que menos invierte en infraestructura a nivel global.

Esta tendencia se debe a que las condiciones del sistema de obra pública tradicional que tenemos es muy permeable a la corrupción y se fomentan la construcción por intereses políticos, que muchas veces se vuelven espurios, con poca capacidad técnica en todo el proceso desde el diseño de las bases de licitación, el propio diseño de la infraestructura, la construcción y poca o nula supervisión. De hecho, la inversión pública en Guatemala en formación bruta de capital fijo es apenas del 1.45%, cuando un país como el nuestro debería invertir al menos 6%, por el nivel de crecimiento y urbanización del área metropolitana y las ciudades intermedias.

Aun así, llamó positivamente la atención a todos los medios de comunicación cómo el 2020 durante el primer año de gobierno del presidente Giammattei se aumentó en 593 kilómetros la red vial en Guatemala. Este es el mayor aumento en un año desde el gobierno del presidente Óscar Berger quien en el año 2006 aumentó la red vial en 752 kilómetros. Es el mayor aumento de la red vial en los últimos quince años.

Para quienes vivimos en el departamento de Guatemala, probablemente no lo notamos, acá la red vial apenas aumentó en 4.9 kilómetros. Los departamentos que vieron un aumento claro de su red vial fueron San Marcos que aumentó su red vial en 445 kilómetros, Izabal en 200 kilómetros y Baja Verapaz en 77 kilómetros. Contrario a ello vemos cómo en Petén, se perdieron 194 kilómetros, Alta Verapaz 29 y Jalapa terminó con 12 kilómetros menos.

El mayor aumento fue en la red de caminos rurales, que aumentó en 353.9 kilómetros. Ahora bien, ¿es esto suficiente para lo que necesitamos como país? Probablemente no. Y para seguir profundizando en las cifras, un país como Guatemala debería aspirar a ampliar su red vial 2,000 kilómetros por año. Esto significa casi multiplicar por diez el ritmo promedio anual que es apenas de 214 kilómetros por año, en promedio durante los últimos 25 años.

¿Cómo lograrlo? Se necesita mayor enfoque hacia las áreas comerciales del país. Aumentar la red vial en los tramos que conectan la frontera con México con la frontera con El Salvador, así como conectar Puerto Quetzal con Puerto Barrios y algunos proyectos en el área metropolitana. Esto puede aumentar la productividad del país hacia mayor inversión y fortalecer aquellas zonas por donde pasa la mayor parte de la carga. La iniciativa Guatemala No se Detiene, que se está impulsando por parte del Gobierno, la Municipalidad de Guatemala de la mano con el sector empresarial organizado, está enfocada en 41 proyectos que suman una inversión total de US$5.46 millardos.

Ahora bien, para que esto se logre se requiere mejorar los procesos de estructuración de proyectos y focalizar el apoyo de varios cooperantes y apoyo técnico hacia mejorar la capacidad institucional del Estado para mejorar los esquemas de inversión.

 
 
 
 
 
 

10 Calle 3-17 Zona 10
Edificio Aseguradora General
Nivel 5, Ala Sur.
Teléfono: +502 2331-5133
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.