Columna de Opinión
 

Inversión extranjera no se detiene

 

 

Por Juan Carlos Zapata
 

La semana pasada, el Banco de Guatemala publicó las últimas cifras de Inversión Extranjera Directa (IED) para Guatemala para el 2023, reportando un 7.6% de incremento, cerrando en US$1,552.3 millones. Esto demuestra que el país ha revertido la caída de la inversión extranjera a partir del 2020, en que se comenzó con la estrategia de Guatemala No Se Detiene.


La inversión extranjera viene, en su mayoría, de países centroamericanos y República Dominicana, Estados Unidos de América, México, Luxemburgo, Perú, Inglaterra, Colombia, Corea del Sur y España. Los sectores que más IED atrajeron fueron los de actividades financieras y de seguros, con un 29.88% del total; comercio y reparación de vehículos, con un 20.53%; industrias manufactureras, con un 19.53%; información y comunicaciones, 12.44%; suministro de electricidad, agua y saneamiento, 9.06%; otras actividades, 5%; explotación de minas y canteras, 2.22%; y construcción, 0.6%, entre otros.


El país se está transformando en una economía de servicios y comercio, especialmente en subsectores financieros y con mayor tecnología, así como de mayor industrialización de alimentos y productos agrícolas. Estos sectores se ven impulsados por un crecimiento importante del municipio de Guatemala, cuyo producto interno bruto creció en el 2022 en 14.9%, según el último reporte del índice de competitividad local.


El crecimiento del PIB del departamento de Guatemala representó un 7.4% en 2022, lo que resalta la importancia de invertir en más infraestructura para la movilidad, tal y como ya lo está demostrando el gobierno del presidente Arévalo, de la mano del alcalde Quiñónez.


Proyectos como el Metro línea blanca (también conocido como Metro Riel) o el Metro línea azul (también conocido como metro subterráneo y que toma como base el sistema de transporte público masivo del eje oriente–occidente) son dos proyectos estratégicos para todo el país. No solo porque el crecimiento de la ciudad impacta positivamente en todos los departamentos, al dotarle al resto de un mercado al cual ofrecer cada vez más productos y servicios con mayor innovación, sino porque el área metropolitana del país es el motor de Centroamérica, generando un impacto cada vez más grande desde el sur de México hasta Colombia.


Lo ocurrido la semana pasada, en donde vimos al presidente Bernardo Arévalo, en conjunto con el alcalde Ricardo Quiñónez y el embajador de los Estados Unidos, Tobin Bradley, así como a otras autoridades del Ejecutivo, concejales y de la Embajada, en la inauguración del Metro línea blanca fue tan importante. El Metro línea blanca puede ser el proyecto más importante para el país de los próximos años. Podrá conectar a la población desde el Cenma hasta Centranorte, con diferentes fases de construcción. Por eso es tan importante que el Gobierno desentrampe cualquier cuello de botella para continuar con la construcción del puente Belice 2 y que se continúe el esfuerzo para licitar los estudios finales del puente Cenma-Petapa (también conocido como El Frutal). Estos dos puentes, además de una serie de pasos a desnivel que necesita el Metro línea blanca, son clave para acelerar la movilidad en la ciudad, donde la infraestructura es hoy la gran oportunidad para la inversión nacional y extranjera en el país.


Estos proyectos, aunados a los ocho tramos del anillo C-50 eje oriente y la estrategia del ministro de Finanzas por lograr el grado de inversión, así como de la ministra de Economía para seguir fomentando la inversión extranjera, siguen mostrando que Guatemala No Se Detiene.

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 

10 Calle 3-17 Zona 10
Edificio Aseguradora General
Nivel 5, Ala Sur.
Teléfono: +502 2331-5133
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.