Blog
  

Esta semana se encuentran en el país los representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI) para actualizar el documento relacionado al Artículo IV sobre discusiones bilaterales con Guatemala. La información contenida en estos reportes es sumamente importante, por la calidad del análisis que se realiza a profundidad y el impacto a nivel internacional.

La última vez que se publicó el documento fue en agosto del 2016, en donde claramente se mencionaba cómo habíamos salido bien librados de la crisis política y los esfuerzos de la nueva administración para luchar contra la corrupción. Sin embargo, al volver a leerlo encuentro que algunos temas no han cambiado. Hay un sistema macroeconómico estable, una baja recaudación tributaria y los desafíos para mejorar la calidad del gasto público en el área social continúan. A la vez, pareciera que la certeza jurídica, lejos de mejorar ha disminuido, así como también la inversión. No solo por la falta de resoluciones claras por parte de la Corte de Constitucionalidad hacia casos importantes, sino porque no existe certeza sobre cómo aplicar el procedimiento de consulta relacionado al Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La falta de certeza jurídica a la inversión, aunado al colapso en el sistema de infraestructura, hace que la formación bruta de capital como porcentaje del PIB esté cercana al 12 por ciento. Una cifra por demás insuficiente para elevar la productividad, especialmente cuando vemos que el promedio de América Latina está en 19 por ciento y que seguimos muy por debajo de países como Panamá (46 por ciento), Nicaragua (31 por ciento), Colombia (25 por ciento) o incluso Honduras (23 por ciento).

Para salir del círculo vicioso en el que nos encontramos, tenemos que cambiar la discusión hacia el tema económico. Es importante que se aprueben las iniciativas que ya se encuentran en el Congreso de la República, como la Ley de Leasing, el decreto que dispone aprobar la Convención de las Naciones Unidas sobre los contratos de compraventa internacional de mercaderías, la Ley de Zonas Francas e introducir iniciativas en materia de insolvencias, una ley general de infraestructura vial y que se apruebe la Ley de Consulta a Pueblos Indígenas conforme el Convenio 169 de la OIT, que acaba de ingresar.

Adicionalmente el Organismo Judicial debe ser consciente de que, sin inversión, nuestro país seguirá sumido en la pobreza y continuaremos expulsando migrantes hacia los Estados Unidos. Es inexplicable y bochornoso que en pleno siglo 21 todavía tengamos magistrados que retrasen resoluciones y no vean la importancia que tiene la certeza jurídica para poder generar mejores oportunidades.

El Ejecutivo enfocarse en aumentar la educación de calidad y la salud, así como hacer frente a las brechas que se tienen para reducir la desnutrición crónica, la baja calidad educativa y la poca formación técnica en el país. Los esfuerzos que se pueden realizar dentro de las carteras de Salud, Educación y Trabajo son claves para aumentar las condiciones del capital humano necesario para incrementar la inversión.

Por ello, en las diferentes conversaciones que se tengan esta semana entre los representantes del FMI y actores públicos y privados, se deben identificar cuáles son las prioridades para cada sector en materia económica, para que los comentarios queden reflejados en el documento que se presente sobre Guatemala y que sirva como una hoja de ruta para incrementar las oportunidades y reducir la pobreza.

@jczapata_s

 


FUNDESA

10 Calle 3-17 Zona 10
Edificio Aseguradora General Nivel 5, Ala Sur.
Teléfono: +502 2331-5133
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 


FUNDESA es una entidad privada no lucrativa, conformada por empresarios a título personal. trabaja para contribuir al desarrollo integral, sostenible y democrático en una economía de mercado y en un estado de derecho, mediante la consolidación de una organización independiente y representativa que tenga un enfoque propositivo, responsable y a largo plazo sobre los temas clave para el desarrollo de los guatemaltecos.