Blog
                                        

En enero abundan los foros sobre perspectivas económicas, queriendo saber cuánto va a crecer el PIB; pero siempre queda de lado la generación de empleo.

 

Guatemala es uno de los países de la región que muestra mayor diferencia entre el crecimiento real de su economía y el crecimiento factible dada la conformación de la matriz productiva y su relación con los principales factores de producción.  A muchos les gusta calificar esta diferencia como un gran potencial de crecimiento, pero la evidencia de los últimos años muestra que más que una oportunidad, esta situación se ha constituido como una amenaza a las perspectivas de crecimiento de mediano y largo plazo.

 

De forma muy sencilla, las cifras para Guatemala muestran que en los últimos cinco años ha sido mayor la contribución de la calidad y la cantidad de la Mano de Obra al crecimiento del PIB, que la contribución que han hecho las nuevas inversiones en Capital. Esto se evidencia con la poca inversión que ha tenido el país en formación bruta de capital, tanto pública como privada.  Ahora bien, dentro de la contribución de la Mano de Obra al crecimiento del PIB, lo más interesante es que el crecimiento que ha tenido la economía se debe a una acumulación de más trabajadores, no a una mejora en la calidad del trabajo desempeñado.

 

Dicho de otra forma, es el mercado laboral quien ha contribuido al poco crecimiento de la economía del país, pero este crecimiento tiene su origen en mayor cantidad de trabajadores, no en mejoras de sus tasas de productividad. 

 

Este escenario es muy complicado para el futuro del país.  Por un lado, sabemos que el problema laboral en Guatemala no es el desempleo, sino la informalidad de las nuevas fuentes de trabajo que se generan, entendiendo como informal al empleo que se generar fuera de la red de incentivos y responsabilidades que contribuyen al crecimiento de mediano y largo plazo de la economía.  Pero por otro lado también tenemos que reconocer que las bajas tasas de productividad se traducen en bajos ingresos al trabajador y bajos niveles de expansión y ampliación de operaciones.

 

Algunas cifras para reflexión: la afiliación a la Seguridad Social, siendo el mejor indicador para medir el nivel de creación de trabajos formales, crece a un ritmo vegetativo por debajo del crecimiento de la población, con apenas 32,500 afiliados de incremento en el stock de trabajadores formales reportados por el IGSS.  Y aunque esta cifra es positiva, proviene de un aumento bruto de casi 155,000 nuevos afiliados, combinado con una merma de 122,000 afiliados. Más allá de causas propias del ciclo de vida de la población, una gran parte de esta merma ha sido por la destrucción de empleos que existían en la formalidad.  Por último, no podemos dejar de resaltar que los saldos finales ocultan la relación existente entre empleos que surgen en la industria y el sector servicios, y la pérdida en sectores como el agro y el comercio.

 

¿A qué voy con todo esto? Existe una preocupación por mejorar la tasa de crecimiento del PIB, pero no somos capaces crear nuevos empleos en el sector formal, no somos capaces de mantener los empleos que ya existen, no somos capaces de mejorar los niveles de productividad, y, por ende, no somos capaces de mejorar las condiciones de vida de los trabajadores.

 

En conclusión, si se mantiene el escenario a futuro con poca inversión en formación bruta de capital, la única salida que tenemos como país es apostar por la generación de empleo, sobre todo en el sector formal, para lo cual se necesita de visión, liderazgo y un compromiso firme de las altas dirigencias a nivel público y privado,para hacer del empleo una (y casi que la única) prioridad.

 

 

 Jorge Benavides

Director Ejecutivo – Consejo Privado de Competitividad

Twitter: @JBENAVIDES9

  


FUNDESA

10 Calle 3-17 Zona 10
Edificio Aseguradora General Nivel 5, Ala Sur.
Teléfono: +502 2331-5133
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 


FUNDESA es una entidad privada no lucrativa, conformada por empresarios a título personal. trabaja para contribuir al desarrollo integral, sostenible y democrático en una economía de mercado y en un estado de derecho, mediante la consolidación de una organización independiente y representativa que tenga un enfoque propositivo, responsable y a largo plazo sobre los temas clave para el desarrollo de los guatemaltecos.