Blog

 

Luego de casi cinco años, es hora de decir hasta pronto.

Por motivos personales he decidido dejar de escribir esta columna de opinión, que siempre me ayudó a expresar mis pensamientos y me servía también como una manera de encontrar ser más enfocado en mis criterios y poder así dejar plasmadas mis ideas.

Siempre es triste despedirse, durante casi cinco años utilicé mis domingos para escribir esta columna con la ilusión de que cada semana no solo encontraran mi opinión, sino también información sustentada con base en datos, que les permitiera a mis lectores formarse un criterio más balanceado sobre la situación particular a la cual me refería.  Nunca voy a olvidar esta oportunidad que me brindó diario elPeriódico, por lo que quiero aprovechar el espacio para agradecer públicamente a su presidente Jose Rubén Zamora, a su director Rodolfo Móvil, a María del Carmen de Curley, a Braulio Palacios, a Amalia Martínez y a muchos otros reporteros, editores y personal de tan importante medio de comunicación.

Considero que siempre es bueno apartarse por un tiempo, permitir que otras personas también puedan formarse el hábito de escribir de manera pública sus opiniones y que todos podamos ir encontrando nuevas plataformas para plasmar nuestros pensamientos y conectar con más personas.  En esta era de la Cuarta Revolución Industrial, las tecnologías de la información y la comunicación aumentan la capacidad de llegar a tantos públicos diferentes y ofrecen siempre maneras más creativas de poder conectar con más audiencia.

Cada cosa que hagamos, tenemos que siempre pensar en lo que sigue.  En qué aspectos podemos realizar para innovar en aquello que nos gusta y cómo poder llegar a establecer un ritmo que nos permita motivarnos hacia encontrar nuevos retos, nuevas aspiraciones y también nuevos desafíos.  Por esta razón, creo que es oportuno que luego de casi cinco años de escribir en este espacio, pueda dejar que otros puedan utilizar este importante medio de información para comunicar sus ideas.

Yo me despido, agradeciendo esta importante oportunidad que me dieron, pero también con la plena confianza de que seguiré trabajando con elPeriódico desde mi espacio profesional, porque reconozco que Guatemala necesita que todos trabajemos juntos en el fortalecimiento de más medios de comunicación que brinden información objetiva, veraz y de calidad para que, mediante derechos como la libertad de expresión, se fortalezcan las instituciones republicanas y la democracia en el país.  A mis lectores, agradezco cada mensaje que me hicieron llegar, cada recomendación para siempre buscar temas de interés y por ello no me despido con un adiós, sino con un hasta pronto, para que podamos continuar este debate tan profundo de las ideas.

 @jczapata_s

 

Soñamos con una Guatemala desarrollada, con oportunidades iguales para todos y que tales oportunidades alcancen todos los rincones de nuestro país. Soñamos con un país con empleo, justicia pronta y cumplida, calidad educativa, infraestructura, seguridad y la lista sigue. Una Guatemala más próspera parece una utopía, pero sí es posible. Justamente esa es la aspiración a la que apunta la Política Nacional de Competitividad 2018-2032 (Pncom), presentada a inicios de esta semana.

 

La Pncom tiene como finalidad principal reactivar la economía del país, bajo el lema “Más empleo y más productividad”. No se trata únicamente de crear más oportunidades de empleo, sino que dichas oportunidades cada vez sean de mayor valor agregado a través de la productividad. Para ello, la Pncom trabajará bajo la estrategia “11-11-9”. El primer lineamiento identifica los 11 clústeres con el mayor potencial para generar nuevos empleos en los próximos 15 años y define las acciones necesarias para que esto sea una realidad. El segundo reconoce que, a pesar de que hay una infinidad de temas que afectan la productividad, se deben priorizar acciones. Estas son 11, cinco a nivel de gobierno central (corrupción, certeza jurídica, costo de la inseguridad, desnutrición crónica y calidad educativa) y seis a nivel sectorial (rendimiento en el Doing Business, infraestructura, aprovechamiento del potencial energético, apoyo al emprendimiento y atracción de inversión extranjera directa). Y, finalmente, se identifican nueve territorios de nuestro país como posibles motores de desarrollo. Estos, aunque tienen una gran concentración de población, carecen de las condiciones básicas para consolidarse como una ciudad intermedia, es decir, una ciudad de escala global con territorios ordenados, resilientes, incluyentes y competitivos.

Esta política no nació de la noche a la mañana. Es el resultado de un esfuerzo en el que muchísimas personas de distintos sectores –productivo, público, académico y sociedad civil– y varias instituciones –públicas y privadas– trabajaron bajo el liderazgo del Ministerio de Economía y el Programa Nacional de Competitividad (Pronacom). Entre ellas están actores como Fundesa, Cien, Asies y otros aliados dentro del sector público. Desde hace años, todos ellos han trabajado para tender puentes de entendimiento, compartir insumos y lograr consensos a favor de nuestro país. De esta manera, con la Pncom, se han consolidado una serie de esfuerzos para establecer las directrices en materia de competitividad a nivel nacional y regional durante los próximos 15 años.

El “monopolio” de las buenas ideas, la improvisación y la volatilidad de políticas públicas son los grandes enemigos para alcanzar nuestras metas de largo plazo. En otras palabras, la continuidad es esencial. Hoy contamos con una agenda consensuada que puede guiar al gobierno actual y a los tres siguientes. Recordemos que, año con año, son más de cien mil jóvenes los que ingresan a la fuerza laboral y para quienes la economía no crece a un ritmo suficiente para brindarles un empleo. Esta es una tarea gigante. Por tanto, la única forma de sacar a nuestro país adelante es generando empleo, pero esta es una tarea que el sector privado no puede realizar por sí solo. El gobierno puede ser de facilitador u obstructor. Por ello necesitamos crear las condiciones para que esto suceda y esto pasa por trabajar en el sinfín de pendientes que tenemos como nación a largo plazo.

En estos días donde hay tantas noticias sobre las estructuras criminales incrustadas en las instituciones de nuestro país, la noticia de la Pncom viene a iluminar nuestro camino. En lo personal, me satisface mucho saber que este no es un esfuerzo disperso y superficial. Todo lo contrario, es un esfuerzo de consenso entre sectores, es una propuesta respaldada por insumos técnicos y, más importante aún, es una política que sienta las bases de trabajo para los próximos años.

Es muy fácil tener una plan en papel con brillantes soluciones para atender los retos de nuestro país. Ciertamente la consolidación de la Pncom es un gran logro y no ha sido fácil, pero el verdadero reto está en ejecutar, dar seguimiento y rendir cuentas. Por ello es crucial que la ciudadanía acompañe las distintas facetas de la ejecución de esta política. Debemos darle seguimiento constante y exigirle a esta y a futuras administraciones que entreguen los resultados según esta hoja de ruta. Debemos hacer de este esfuerzo una verdadera política de Estado, que no se quede en palabras, sino que se vea. Que se vea en aquel campesino que logrará posicionar sus productos en más mercados, en sus hijos que recibirán una mejor educación, en todos los vecinos de su comunidad quienes contarán con una mejor atención médica. Que se refleje en millones de guatemaltecos con una mejor calidad de vida.

www.salvadorpaiz.com


FUNDESA

10 Calle 3-17 Zona 10
Edificio Aseguradora General Nivel 5, Ala Sur.
Teléfono: +502 2331-5133
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 


FUNDESA es una entidad privada no lucrativa, conformada por empresarios a título personal. trabaja para contribuir al desarrollo integral, sostenible y democrático en una economía de mercado y en un estado de derecho, mediante la consolidación de una organización independiente y representativa que tenga un enfoque propositivo, responsable y a largo plazo sobre los temas clave para el desarrollo de los guatemaltecos.